Las proyecciones de un nuevo modelo colonial -3

Estas palabras tenian un fondo que a pocos enganaba. Para los conservado- res y para los progresistas en la Peninsula era el simbolo de su alianza con 1$ escl’avistas cubanos; para los cubanos no pertenecientes a la oligarqma, las rete- rencias eran solo demostrativas de que, si habia reformas, estas solo benefit’nan al grupo economicamente hegemonico. Las cosas quedaron aun mas claras cuando Serrano contrajo matrimonio de interes con una de las mas acaudaladas propietarias cubanas, Maria Antonia Dominguez de Borrel. Desde entonces se
convirtio en un propietario azucarero mas. Su politica, siguiendo los lineamientos generales de la Union Liberal, se baso en la asimilacion de Cuba por lo que pro- movio y apoyo el movimiento reformista oligarquico.
Al ano de su llegada, Serrano envio a las Cortes su Proyecto de Ley Orga- nica de la Isla de Cuba, en el cual argumentaba la representation de la Isla en las Cortes sobre la base de la unidad nacional y recomendaba la creation de un Consejo General que debia ser oido en lo referente a impuestos, presupuestos, aranceles, formation de sociedades anonimas, etcetera. En esta direction, au- torizo las actividades del Circulo Reformista, fundado en la casa del rico ha-cendado Jose R. O’Farrill. Nacfa asi el movimiento reformista conservador de la decada de los 60.
La politica de concesiones y alianzas de los generales de la Union Liberal con la oligarquia de Cuba tenia, tambien, un trasfondo oculto. Europa vivia la epoca de la neoexpansion colonialista, basada ahora en las teorias del liberalismo capitalista. Era la £poca de Napoleon III en Francia y de la reina Victoria en Inglaterra. La doctrina economica liberal de la Escuela de I Manchester justificaba la expansion economica; el maltusianismo y el darwinismo, la desigualdad racial; y la tradition europea, la busqueda de la I gloria militar. Ese espiritu lo encamaban O’Donnell, Concha y Serrano en  Espana. Sin los recursos de Inglaterra y Francia, involucraron a la Peninsula fen las mds descabelladas aventuras coloniales. Expediciones de conquista se I enviaron a Marruecos y a Cochinchina; pero mas desastrosos y descabellados fueron los suenos de rehacer el imperio espanol en America. Se dejaron arras- t trar a la aventura francesa en Mexico, que le costo a Cuba 11 451 125 pesetas.El desastre no fue suficiente: invadieron Santo Domingo a un costo de 151 592 030 pesetas, extraidas tambien del dinero de Cuba.28 La retirada de las I tropas espanolas de Santo Domingo, evidente prueba de su debilidad, puso en  dudas la politick exterior de la Union Liberal. Pese a ello, a fines del propio I ano, Espana le declaraba la guerra a Chile y Peru, que le creo, ademas, la Inostilidad del continente americano. Gran parte de esas aventuras fueron peiadas con el dinero de Cuba, lo que produjo a la larga una deuda creciente a los fondos de la Isla.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *