Adquisición y aplicación correcta y creadora de la teoría militar marxista-leninista- page 3

que: para que un pueblo pequeño pueda vencer a uno mayor, un ejército débil a uno más fuerte, no pueden limitarse a utilizar sólo los métodos de la guerra convencional, sino que deben promover además el levantamiento de las masas, la guerra revolucionaria y las guerrillas por doquier.[I]

La dialéctica de la filosofía militar marxista-leninista ayuda a Ho Chi Minh a determinar con exactitud la orientación a seguir en la formación de las fuerzas armadas, en el contexto de un país colonial, que estuvo desarmado por mucho tiempo; también le ayudará a definir las tareas y metas esenciales de cada período y los métodos concretos para lograrlas.

El sabe que el punto clave para la creación de las fuerzas armadas es haber organizado previamente a las fuerzas políticas, sobre las que se podrán apoyar y dimensionar, en la medida que crezca el movimiento revolucionario. Ello garantiza que cuando la revolución alcance un determinado grado de desarrollo, las fuerzas armadas puedan contar también con un nivel adecuado de organización y desarrollo; esas fuerzas armadas han de contar además con el apoyo del pueblo para poder desarrollar sus recursos humanos y el armamento, además de tener su confianza, respeto, simpatía y ayuda. Tener conciencia de todos estos elementos constituye la clave del éxito.

La dialéctica marxista-leninista le ayuda también a conocer la ley del movimiento y desarrollo de la lucha armada. En 1951, en momentos en que la guerra revolucionaria contra los agresores colonialistas franceses entraba en una nueva etapa, Ho Chi Minh señaló en el II Congreso del Partido: “Alguien ha comparado nuestra resistencia contra los franceses con la lucha entre un saltamontes y un elefante. Si la observación se hace sólo desde el punto de vista material y analizamos el fenómeno con mente estrecha, es cierta la equiparación. Y es que ahora para enfrentarnos a los aviones y a los cañones enemigos sólo tenemos palos. Pero nuestro Partido, bajo la guía del marxismo-leninismo, no avizora exclusivamente el presente, sino también el futuro. Tenemos férrea confianza en el espíritu y la fortaleza de las masas de toda la nación. Por ello podemos decirle a esos pesimistas inseguros, de manera tajante que:
Hoy el saltamontes parece que solo salta contra el elefante,
Pero mañana le habrá sacado las entrañas.
Los hechos demostraron que al “elefante” del colonialismo se le salieron las tripas al tiempo que nuestro ejército creció como un tigre impetuoso. “Al principio las fuerzas enemigas eran muy potentes y las nuestras muy débiles… pero persistimos en nuestra resistencia y pudimos lograr innumerables éxitos. Estamos seguros de que alcanzaremos la victoria final porque la justicia nos pertenece, porque nuestro ejército es valiente, nuestro pueblo unido e indoblegable y porque contamos con el respaldo del pueblo francés y de las fuerzas democráticas del mundo. También y precisamente porque nuestra estrategia es la acertada.”
Éste es su análisis científico y dialéctico de la correlación de fuerzas en el momento en que enfrentábamos la agresión colonialista francesa, y refleja con claridad los preceptos del

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *