Decision de la insurreccion general y la reconquista del poder para el pueblo- page 2

Hablar de la instrucción es hablar del problema de poder. Para tomar la iniciativa en la construcción del poder en un futuro cercano, previamente en su obra “Camino de liberación” el líder Ho Chi Minh había determinado el carácter, régimen y naturaleza del poder revolucionario: “La nueva democracia de Viet Minh es completamente distinta a la dictadura fascista de los burgueses financieros británicos y norteamericanos; no se parece tampoco al sovietismo de la dictadura proletaria rusa, y se diferencia más aún al podrido régimen de parlamentarismo en Francia en tiempo previo a la guerra. La nueva democracia de Vietnam tenía característica puramente vietnamita: se trataba de la constitución de una “República Democrática de Vietnam” de nuevo estilo, un Vietnam fortalecido y progresista”. Sobre esa base teórica, el líder Ho Chi Minh dirigió la construcción del poder revolucionario y del nuevo régimen las mismas zonas liberadas, en la región de Viet Bac.

Un problema bien grande que se presentó fue como salvaguardar las conquistas revolucionarias. Conducir a todo el pueblo en la realización de la revolución y la conquista del poder en todo el país y dirigir con toda  iniciativa y aceleración la preparación en todos los terrenos para defender y conservar el poder revolucionario eran dos facetas de un problema que atrajo especial atención del líder Ho Chi Minh cuando el apogeo revolucionario se acercaba al momento decisivo. Precisamente en los meses de julio y agosto de 1945, no sólo concentró su cerebro para junto con el Comité Central del Partido dirigir al pueblo en la toma del poder en todo el territorio nacional, sino que dedicó todo su esfuerzo para trazar planes encaminados a enfrentar los latentes peligros y amenazas de parte de las potencias hostiles a la revolución.

Después del triunfo de la insurrección general, el 2 de septiembre de 1945 en la plaza de Ba Dinh, el Presidente Ho Chi Minh pronunció la Declaración de independencia reafirmando una verdad histórica de que el triunfo de la revolución vietnamita fue producto de la lucha del propio pueblo vietnamita. Afirmó al mismo tiempo la decisión de la nación vietnamita de defender su independencia. “Un pueblo que se ha opuesto valientemente a la dominación francesa más de 80 años, un pueblo que durante estos últimos años ha decididamente junto a los aliados, contra los fascistas; un pueblo como éste tiene derecho a ser libre e independiente”. “Vietnam tiene derecho a ser un país libre e independiente, y de hecho ya lo es. Todo el pueblo vietnamita está decidido a movilizar todas fuerzas morales y materiales y a sacrificar sus vidas y propiedades para salvaguardar su derecho a la independencia y la libertad”.

La lucha por conquistar el poder ya era difícil, pero mas difícil todavía la salvaguarda del mismo. Profundando consciente de la teoría expuesta por Lenin sobre el valor ® una revolución cuando supiera defenderse, durante  proceso de dirigir la insurrección armada en Vietnam, el líder Ho Chi Minh se preocupaba mucho por los problemas respectó a la oportunidad, el momento apropiado para la decisión de la insurrección general y la toma del poder en todo el país. A su vez, vinculó la dirección de la conquista del poder con la confirmación de la legitimidad del fruto de la revolución vietnamita; y continuó dirigiendo el desarrollo de la fuerza real para defender el poder como un proceso lógico inseparable en la fase final de la Revolución de Agosto. Cumpliendo con éxito su pensamiento, la revolución vietnamita logró crear el fruto a la vez que premisa sólida para defender firmemente ese fruto. Esta es precisamente una original particularidad del pensamiento de Ho Chi Minh sobre la insurrección armada.

El pensamiento a cerca de la insurrección armada es parte del pensamiento militar de Ho Chi Minh. Este pensamiento tiene origen en las cláusulas sobre la revolución proletaria en Vietnam expuestas por él en el comienzo de la década 20 del siglo XX, forjadas y perfeccionadas a lo largo del proceso de preparación de la Revolución de Agosto. Este pensamiento determina los problemas claves de la insurrección armada en Vietnam bajo la dirección del Partido Comunista. Se trata de la determinación del carácter, la forma, la fuerza motriz, la oportunidad y la solución del vínculo entre la conquista y la defensa del poder — un asunto esencial de la insurrección armada. Gracias a la naturaleza revolucionaria y científica de su pensamiento sobre la insurrección armada, así como a su conducción directa junto con el Comité Central del Partido, la revolución vietnamita ha logrado grandiosa victoria. “Por primera vez en la historia revolucionaria de los pueblos coloniales y semi-coloniales, un partido con sólo 15 años de existencia, pudo dirigir exitosamente la revolución y conquistar el poder en todo el país.”

Este mérito corresponde ante todo al líder Ho Chi Minh, quien señaló y alumbró el camino y dirigió directamente la exitosa insurrección armada, que creó la República Democrática de Vietnam, abrió una nueva era en la historia de la nación y contribuyó dignamente el tesoro ideológico de la humanidad sobre la insurrección armada para la liberación nacional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *