DESPLIEGUE DE LA FUERZA DE TODA LA NACIÓN page 1

Después de afirmar que para llegar al triunfo la revolución, las colonias debían mantener la iniciativa y optar por el camino de la revolución proletaria, Nguyen Ai Quoc llamó la atención a los revolucionarios en los países colonizados de que la revolución significaba creatividad, “nosotros no podemos analizar lo que se debe hacer para liberar el país de una manera mecánica. Eso depende de las condiciones reales de cada una de nuestras naciones”[1]. Y tomó la decisión de retornar al país para penetrar en las masas populares, para “despertarlas, organizarías, unirlas, entrenarlas y conducirlas a la lucha por la libertad y la independencia”2; y para llevar a cabo en Vietnam una revolución “hasta el final”. Fue una decisión sabia, conforme a los criterios del marxismo-leninismo respecto al rol de las masas en la historia y adecuada a la situación real en Indochina donde las masas, a despecho de la opresión y el envenenamiento sistemáticos, mantenían intactas sus ideas revolucionarias, y más aún su gran potencia que “provocaría una terrible explosión cuando llegara la oportunidad”3.

A mediados de 1923 Nguyen Ai Quoc se trasladó a la Unión Soviética, tierra natal de la Revolución de Octubre. Inició estudios sobre la Revolución de Octubre y el régimen soviético, y se interesó además sobre las teorías del trabajo organizativo de la construcción partidista. Aprovechó el tiempo para recopilar las experiencias de sus actividades teóricas y prácticas durante su estancia en Francia y continuó observando el movimiento obrero internacional. Todo esto fue reflejado en una serie de artículos periodísticos suyos, como fueron: “Movimiento obrero de Japón” (9 de noviembre de 1923), “Movimiento obrero de Turquía” (enero de 1924), Movimiento obrero de Oriente Lejano (25 de enero de 1924) y “Unidad clasista” (mayo de 1924). Sobre la base de un exhaustivo análisis de las características de los movimientos obreros en distintos países,

Nguyen Ai Quoc evidenció que la clase proletaria tenía que unirse estrechamente para luchar contra el enemigo común. Puesto que, a su punto de vista, “hay diversidad de colores de la piel, pero en esta vida existen solamente dos especies de gente: los explotadores y los explotados; y existe una sola fraternidad verdadera: la fraternidad proletaria”[I].

Con el propósito de fortalecer la convicción del pueblo de los países colonizados que se erguían en la lucha por su liberación, Nguyen Ai Quoc escribió “Revolución rusa y los pueblos colonizados”, señalando que la revolución rusa no se conformaba con los discursos ni con las decisiones “humanitarias” respecto a los pueblos oprimidos, sino que les enseñaba a luchar y les ofrecía una ayuda práctica.

En un esfuerzo por contribuir al impulso de la revolución de liberación nacional en Asia, a finales de 1924 salió de la Unión Soviética y fue a China a desarrollar sus actividades. El 11 de noviembre del mismo año llegó a Guangzhou para cumplir una misión encargada por la Internacional Comunista: fomentar los movimientos obrero y comunista en el Sudeste Asiático; y otra encomendada por la Internacional Campesina: promover el movimiento campesino en Asia donde el campesinado ocupaba la mayoría de la población. Además de estas dos tareas, se puso a sí mismo otra más, la de propagar el marxismo-leninismo en Vietnam, organizar cursos de entrenamiento para los jóvenes patriotas vietnamitas que se encontraban en Guangzhou cerca del camino de la liberación nacional de acuerdo con las concepciones marxistas-leninistas; y preparar los factores necesarios para la futura creación de un partido político proletario en Vietnam.

Viajar por Vietnam  alojamiento en casa local en la minoría étnica de Thai en la montañosa del Norte y del delta del Mekong en el Sur, donde la vida cotidiana de los habitantes asocia con el río.

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *