DESPLIEGUE DE LA FUERZA DE TODA LA NACIÓN page 3

“El camino revolucionario” indica que la revolución vietnamita es ante todo una revolución de liberación nacional encaminada a combatir y expulsar a los colonialistas franceses y reconquistar la independencia y la libertad para la nación vietnamita. Esta revolución de liberación nacional está ligada inseparablemente a la revolución de liberación clasista, derrotando a los capitalistas y terratenientes y liberando a las clases obrera y campesina. Es por lo tanto que la revolución vietnamita tiene que ser “una revolución hasta el final”. Nguyen Ai Quoc escribió: “Si nosotros hemos aceptado sacrificios para hacer la revolución, tenemos que hacerla hasta el final; o sea, con la revolución, el poder hay que entregando al pueblo, que es la mayoría; y nunca dejarlo en manos de la minoría. Sólo así no tenemos que sacrificarnos muchas veces y el pueblo puede disfrutar la felicidad”.

La obra “El camino revolucionario” hace un esbozo de los problemas claves y más sustanciales para llevar a cabo una “revolución hasta el final”. Estos son seguir el marxismo- leninismo, tener un Partido “firme”, apoyarse en “el pueblo obrero-campesino como raíz”, continuar con la solidaridad internacional, y ayudarse mutuamente en la lucha contra el enemigo común.

La obra “El camino revolucionario” afirma que el método de la revolución vietnamita consiste en el empleo de Ia violencia revolucionaria compuesta por las fuerzas políticas y las armadas y apropiadas formas de lucha para oponerse a la violencia contrarrevolucionaria. En esa lucha, laS masas populares juegan un gran papel. “La revolución e” empresa común del pueblo y no de una o dos personas”. La obra señala: “A un pueblo moralmente fortalecido, ninguna tropa, ningún arma es capaz de enfrentarlo”. La obra critica todo acto extremista y aventurero y todo atentado personal y considera que “el atentado personal es un acto sin juicio y de poco resultado porque a un muerto lo sustituye otro y nunca se acabarán”.

Respecto a la fuerza motriz de la revolución, la obra “El camino revolucionario” precisa: “Hacer la revolución significa unir al pueblo oprimido para derrocar la clase opresora, y no valerse de cinco o siete personas para matar a dos o tres reyes; o a nueve o diez mandarines”. Los obreros y campesinos constituyen la raíz de la revolución, mientras que los estudiantes, pequeños comerciantes, pequeños terratenientes, son amigos de la revolución obrera-campesina. El escrito patentiza con nitidez los métodos organizativos y las formas de acción de las organizaciones de masas; las experiencias de la revolución rusa, desde la lucha económica, la lucha política y las huelgas hasta los paros políticos generales y los levantamientos armados; el arte de la insurrección y el aprovechamiento de la oportunidad en la Revolución de Octubre de Rusia.

En resumen, la obra “El camino revolucionario” aborda problemas claves de la revolución vietnamita. La idea política general es la realización en Vietnam de una revolución “hasta el final” cuyos objetivos políticos son independencia, democracia y socialismo. Estos objetivos son propios de la insurrección armada y la guerra revolucionaria, teniendo en cuenta la salvación del país y la salvación del pueblo; la liberación de la Patria y la edificación de un nuevo régimen social más sano y justo.

A mediados de 1927, se registraron muchos cambios en la situación internacional. La camarilla militarista de Chiang Kai*shek adoptó una actitud traicionera. Ante esta coyuntura, Nguyen Ai Quoc abandonó Guangzhou y se trasladó a Moscú, de ahí a Alemania; después, de nuevo clandestinamente a Francia; otra vez a Alemania, Bélgica, Italia; y de Italia llegó a Tailandia en 1928 en un barco japonés. Durante su breve estancia en Moscú escribió el libro “El trabajo militar del Partido en el campesinado”. En este libro, Nguyen Ai Quoc expuso un importante criterio: La revolución proletaria en los países agrícolas no pueden triunfar si la clase proletaria no cuenta con el apoyo activo por parte de las masas campesinas. Por lo tanto, la clase proletaria no debe olvidarse de una política correcta encaminada a unir al movimiento campesino, haciendo que este movimiento se desquite del estado de dispersión, aislamiento y sin plataforma común. Según él, “un movimiento revolucionario importante del campesinado debe necesariamente emplear las formas armadas para enfrentarse al poder de los dominantes” y “es indispensable la creación de las guerrillas campesinas”. La escuela militar de los comunistas alemanes en Moscú utilizó este libro de Nguyen Ai Quoc como material docente. Y para la revolución vietnamita, el libro aportó valiosos conocimientos que se reflejarían posteriormente en varios documentos importantes del Partido.

En Vietnam por este mismo período, se conocieron también nuevas transformaciones en el movimiento patriótico y democrático. A través de la campaña de “proletarización promovida por la Asociación de Jóvenes Revolucionarios de Vietnam, el movimiento obrero en todo el país se desarrolló cada día más. No obstante, de este movimiento revolucionario surgieron en tres partes del país tres organizaciones comunistas que “perseguían los mismos objetivos pero estaban divididas desde el punto de vista organizativo así como en sus acciones”. Enterado de esta dispersión y disputa mutua entre los grupos comunistas en el país, motivado por su sensibilidad política y en su calidad de enviado de la Internacional Comunista, con toda autoridad para decidir todos los asuntos relacionados al movimiento revolucionario de Indochina, Nguyen Ai Quoc se apresuró en la preparación de los documentos y convocó a una conferencia para unificar los grupos comunistas y crear un partido comunista único que tomara la dirección de la revolución vietnamita. El 3 de febrero de 1930, la Conferencia de fusión de las tres agrupaciones comunistas fue inaugurada en la península Kowlon, Hong Kong, China. Tras cinco días de sesiones en clandestinidad, los delegados a la conferencia patentizaron su “conformidad con la opinión del delegado internacional” y aprobaron con unanimidad los documentos: Breve Programa Político, Breves Tácticas, Programa abreviado, Estatutos abreviados y el Llamamiento con motivo de la fundación del Partido, todos redactados por Nguyen Ai Quoc. El Breve Programa Político “preconiza llevar a cabo la revolución democrática burguesa popular y la revolución de tierra para avanzar a la sociedad comunista”. Las tareas de la revolución eran expulsar a los imperialistas franceses y los feudalistas, conquistar la independencia plena para el país y la libertad para el pueblo, recuperar las tierras usurpadas por los coloniaÜstas franceses y los feudalistas para repartir a los campesinos pobres, establecer un gobierno obrero-campesino- militar y organizar un ejército obrero-campesino. Estas tareas abarcaban dos aspectos nacional y democrático; y la meta inmediata era la reconquista de la independencia y la libertad para toda la nación vietnamita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *