El despliegue de las opciones politicas (1820-1832) -3

En Cuba la represion absolutista fue menos violenta que en la Peninsula. Las razones por las que el gobemador Vives actuo con tanto cuidado se explican por la diffcil coyuntura en que se encontraba la Isla. Si ciertamente la reaction conserva- dora triunfaba en el viejo continente, en America sucedfa todo lo contrario. Desde 1821, eran cosa cierta las independencias de Mexico, Centroamerica, Venezuela, Colombia, Ecuador, Peru, que se anadfan a las de Argentina y Chile. El 9 de di- ciembre de 1824, las fuerzas bolivarianas ponfan fin, en la batalla de Ayacucho, al dominio espanol en el continente. El republicanismo y el constitucionalismo triun- faban en Hispanoamerica. Mas aun, Bolivar proyectaba la confederation de esta- dos latinoamericanos en su Gran Colombia. Por otra parte, Estados Unidos habfa consumado su expansion continental hacia el golfo de Mexico y el Caribe al adqui- rir de las Cortes espanolas, en 1821, La Florida oriental. Ahora sus alegatos expansionistas sobre Cuba se basaron en argumentos geopolfticos; particularmen- te, que desde La Habana se dominaba el puerto de Nueva Orleans, salida de los productos que llegaban a traves del rio Mississippi y su afluente el Missouri. Frena- ba los intentos norteamericanos su desigualdad naval con respecto a Gran Bretana que, celosa, cuidaba sus intereses caribenos y americanos.
En Cuba, la agitation politica no tenia precedentes. Ante la inminente caida del regimen constitutional, los conatos de rebeldfa aparecieron por todas partes, aun con objetivos diferentes. La Gran Logia Yorkina curso una circular a sus logias afiliadas para conocer si estaban dispuestas a declarar y sostener la Constitution en esta Isla en el caso probable de sucumbir en la Peninsula. Una logia habanera provoco un serio altercado y para dominar a la de Vereda Nueva, Vives tuvo que enviar a la famosa partida de Armona que disolvio a sus integrantes a planazos de machetes. Los yorkinos contaban con mas de 25 logias y unos 4 000 afiliados.
De todas estas conspiraciones la que verdaderamente preocup6 tanto al go- bemador como a la burguesfa esclavista cubana fue la de los Soles y Rayos de Bolivar. Aunque aun no son completamente conocidos sus nexos, se puede afir- niar que esta respondia a una amplia red vinculada directamente al movimiento bolivariano. Si bien se descubrio en La Habana -cuya logia los Soles le dio nom- bre-, tenia sus homologas en varias ciudades del interior de la Isla, de las cuales se conocen dos: los Caballeros Racionales de Matanzas y la Cadena Triangular de Camagiiey. Los orfgenes de esta conspiraci6n estan en las actividades de des- tacados latinoamericanos residentes en Cuba desde antes de 1820. Sus organiza- dores fueron Jose Fernandez la Madrid (quien habia sido el ultimo presidente de la primera republica de Colombia en 1816), Vicente Roeafuerte (quien fuera con posterioridad, en 1835, el segundo presidente de Ecuador), Manuel Lorenzo Vidaurre (destacado escritor peruano) y Jose Antonio Miralla (argentino que murio en Mexico preparando una expedition para invadir Cuba).
Cuando fue descubierta la conspiracion se encontraba al frente de ella el cubano Jose Francisco Lemus, quien ostentaba el grado de coronel del ejercito de Bolivar. Todo el movimiento descansaba en una action reciproca entre la invasion de tropas bolivarianas a Cuba y el apoyo intemo a esta. De aqui su depen- dencia de las acciones extemas.
El general Paez, una de las principales figuras de la independencia de Venezuela senala en sus Memorias el envfo del agente Pedro Rojas a fin de fomentar la revolution que en aquella isla se conoce con el nombre de Soles de Bolivar. Descubierta la conspiracion, Lemus y otros encartados fueron detenidos. Entre los que pudieron escapar estaban los camagiieyanos Francisco Agiiero y Manuel Andres Sanchez, quienes se unieron al ejercito de la Gran Colombia como subtenientes de Marina. En 1826 retornaron a Cuba probablemente para rehacer la organization en Camagiiey, pero denunciados, fueron ejecutados en la plaza mayor de esa ciudad si 16 de marzo de ese ano. Otros, como Jose Aniceto Iznaga, Miguel Teurbe Tolon (creador del escudo nacional), Gaspar Betancourt Cisneros y Jose Agustin Arango iniciaron una larga serie de gestiones, tanto en los Estados Unidos como ante el propio Bolivar para conseguir la separation de Cuba de Espana. De todos los involucrados en esta conspiracion, el que dejo un sello imperecedero con su ^obra poetica fue Jose Maria Heredia: Aunque viles fraidores le sirvan / Del tirano es inutil * la-sana, / Que no en vano entre Cuba y Espana / tiende inmenso sus olas el mar.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *