El oculto y oscuro rostro de la colonización – 1

El tercer componente social de la colonización española en Las Antillas lo cons¬tituyen los negros. Su llegada a América es casi simultánea a la de los españoles.Se ha afirmado que en las naves de Colón, en 1492, vino el primero…. Lo cierto es que desde el inicio muchos hidalgos se trasladaron con sus sirvientes, entre los cuales se encontraban negros. Así, pues, su presencia acompañó, como su som¬bra, a la del blanco. La primera autorización oficial para su introducción en Amé¬rica la efectuó la Corona en 1501, de acuerdo con la nueva política iniciada desde 1499. Según José Antonio Saco, la entrada de los primeros negros en Cuba debió producirse con el desembarco de Diego Velázquez, pues muchos de los aventure¬ros que lo acompañaban debían poseer sirvientes con estas características, adqui¬ridos, por lo menos, durante su estancia en La Española. En cuanto a los docu¬mentos, en una carta de Velázquez de 1ro. de agosto de 1515, se hace clara alu¬sión a su introducción en la Isla. Durante estos primeros años, no se ha podido establecer su monto. Además, la movilidad de los colonos con su servidumbre a otras tierras continentales complica cualquier cálculo. En 1526, siguiendo la po¬lítica de evitar el despoblamiento de la Isla, la Corona autorizó la introducción de 1 000 esclavos negros. No parece que tal orientación se pudiese cumplir. En 1530, a través del genovés Esteban Basiñana, entraron, procedentes de la colonia portu¬guesa de Cabo Verde, 40 negros y, con posterioridad, se sabe de la introducción de otros 75, pero por lo visto no se llegó a la cifra propuesta por la Corona. En 1532 se introducen otros 120 esclavos y se notifica que existían ya unos 500. Pero es muy difícil precisar cuántos eran negros. En 1544, el obispo Sarmiento da una cifra de 744 “negros e indios extranjeros esclavos” sin establecer una dife¬rencia entre ellos. * rio
Desde el principio, la presencia del negro estuvo unida a la esclavitud direc¬ta e individual, manifestación esta que difería de la encubierta y colectiva del indio; aunque cada vez que se pudo se extendió la primera a estos últimos. La del indio fue resultado de la propia colonización americana; la del negro era una institución establecida en Europa antes del descubrimiento, particularmente en España y Portugal. Por entonces la esclavitud no era una institución colocada sobre la frontera racial, aunque los portugueses -con sus factorías litorales en Africa- y los mercaderes árabes habían encontrado un creciente mercado de es-clavos negros en las guerras africanas. Se calcula que en 1492 había en España unos cien mil esclavos, de los cuales muchos eran negros. Sevilla, centro de la conquista y colonización, tenía unos 6 327 esclavos negros en 1565, lo que repre* sentaba el 7,3 % de su población. Los primeros negros llegados a América n° procedían directamente del África. La Corona tuvo el cuidado de sólo autorizar’ en los inicios, el envío de esclavos blancos y negros que, como se comprueba cfl la real cédula del 22 de julio de 1513, debían proceder de Sevilla. Esta actitud de los reyes estaba motivada por su política de que sólo fuesen a América personas cristianizadas. Si ha resultado un error atribuir el surgimiento de la esclavitud africana a la colonización del Nuevo Mundo, como también ceñirla en sus inicios únicamente a los negros, no lo es menos la idea de que el padre Bartolomé de Las Casas fue su promotor. La sugerencia del sacerdote dominico fue en 1515, cuan¬do ya la institución existía en América, y no hizo más que seguir la propia lógica española de la época al proponer, para aliviar la suerte de los indios, que ciertos trabajos fuesen realizados por “esclavos negros y blancos que los pueden llevar de Castilla”. Fue la dinámica comercial creada a partir de las costas de África, provocada por la creciente demanda de fuerza de trabajo en América y lo poco costoso de estos esclavos a lo que se unía la escasez cada vez mayor de esclavos blancos europeos, la que impuso el tráfico de africanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *