Entre el temor y la ira: el anexionismo -1

La crisis ideologica de los liberates cubanos, el auge de la lucha social, la agresivi- dad britanica y los altibajos en la politica metropolitana, se unieron para dar fuer- za al movimiento anexionista durante la decada de los anos 40 y el primer lustro de los 50. Esta predisposition de amplios sectores econ6micamente dominantes en la Isla se vio favorecida, a partir de 1845, por un nuevo factor: el triunfo, dentro de los Estados Unidos, de la mas feroz tendencia expansionista.
El 4 de marzo de ese ano, ocupaba la presidencia de los Estados Unidos James Knox Polk. El nucleo principal de su gobiemo estaba integrado por surenos, partidarios de la esclavitud, pero tanto estos como los nortenos simpatizantes de la abolici6n, coincidfan en una cuestidn: eran promotores de la polftica expansionista.
La filosofia polftica de los Estados Unidos, propugnada por Thomas Jefferson y John Quincy Adams tuvo una “digna” continuidad en la llamada doctrina del Destino Manifiesto, proclamada por Polk y su gabinete. Si el prop6sito era anti- guo, el slogan era nuevo. El primero en usarlo fue John O’Sullivan, director del Morning News de New York y cunado del cubano Crist6bal Madan, pero en lo sucesivo fue utilizado como una acabada smtesis de la idea del engrandecimiento territorial a cualquier precio, propugnada por la polftica exterior norteamericana.
El 29 de diciembre de 1845, el Congreso de los Estados Unidos inclufa la extensa region mexicana de Texas dentro de su territorio. Con respecto a Cuba, los problemas generados por la conspiration de La Escalera, la actividad britani- ca y los designios expansionistas expresados a tenor de la anexion de Texas, sirvieron para anadir peso a los criterios de los surenos norteamericanos como Edward Everett y John Calhoun, partidarios de la anexion de la Isla a los Estados Unidos. Las reiteradas estancias del primero de ellos en Cuba, permitfan inferir, segun Turnbull, que el verdadero objeto de su mision era tomar el pulso de la gente con respecto a la anexion.15 En 1843, Everett habia escrito: Yo deseo y creo que no esta lejos el tiempo en que [...] la Gran Antilla anadira otra estrella brillante a la bandera de nuestra Confede- racion.16 John Calhoun, por su parte, consideraba que la “africanizacion” de Cuba formaba parte del plan ingles. Los negros libres deberfan su liberation a Gran Bretana y esto podia obstruir la expansion de los Estados Unidos hacia el sur.
Cuando en abril de 1846 Estados Unidos invadio Mexico y lo despojo de los territorios al norte del Rio Bravo, los ingleses no pudieron impedir tal expansion. El facil triunfo de los estadounidenses y la pasividad de las potencias europeas colocaron en primer piano la option polftica de la anexion a los Estados Unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *