La escalada de La Escalera -1

En 1843, las regiones de La Habana y Matanzas se vieron conmovidas por insu- rrecciones de esclavos que se caracterizaron por su masividad y organizacion. En los dfas 27 y 28 de marzo, se produjo un alzamiento en el ingenio Alcancfa; a los 250 esclavos de su dotation se unieron los de los ingenios La Luisa, La Trinidad y La Aurora. Simultaneamente se rebelaron los esclavos que construfan el ferro- carril entre Cardenas y Bemba. Antes de que ambos grupos pudiesen unirse fue- ron atacados por tropas regulares que los vencieron.
La aiarma de los esclavistas fue general y sus inquietudes llegaron a Madrid. El gobiemo metropolitano envio un nuevo capitan general, Leopoldo O’Donnell y Jonis, quien tomo posesion el 20 de octubre de 1843. El momento historico en que ejercio su mandato sobre la Isla, caracterizado por las presiones abolicionistas inglesas, las insurrecciones de esclavos y las reacciones anexionistas de parte de la clase economi- camente dominante, se presento como extremadamente complejo y peligroso.
La corriente anexionista prosperaba y los grandes hacendados azucareros pensaban en ella como la unica y desesperada solution a sus problemas si Espana no era capaz de garantizar sus intereses. Cuba realizaba gran parte de su comer- cio con los Estados Unidos, y estos tenfan en la Isla su tercer mercado comprador. Por si fuese poco, los intereses anexionistas predominaban en el gobiemo de los Estados Unidos.
Durante su mandato, O’Donnell creo profundas relaciones con la oligarquia azucarera y comercial de Cuba. A diferencia de Tacon su celebridad represiva no se deriv6 de las acciones realizadas contra la clase dominante criolla sino oe aquellas efectuadas para reprimir las rebeldes dotaciones de esclavos y a las ea-
pas medias de negros y mulatos libres, as! como por su enfrentamiento contra el sector reformista antitratista, al cual acuso, no sin razon en algunos casos, de abolicionista. Al terminar su mandato dejo sentada una firme alianza de poder, polftica y economica con la clase dominante hispano-cubana de la Isla que, a partir de entonces, le sirvio de fuerte sosten en sus aspiraciones al poder en la Peninsula. O’Donnell dio plena seguridad a los duenos de esclavos de que las sublevaciones serfan reprimidas y la propiedad conservada.
En noviembre de 1843 se produjo un alzamiento en el ingenio Triunvirato, desde donde se extendio a las dotaciones de los ingenios cercanos; de nuevo las tropas regulares lograron dominarlo. En diciembre, por una delation, el gobema- dor conocio que se preparaba un levantamiento en el ingenio Trinidad, en Matan- zas; ordeno la ejecucion de 16 de los encartados y obligo a las dotaciones de los ingenios vecinos a presenciarla. Un mes despues, en enero de 1844, se initio un proceso de envergadura, que ocasiono la mas terrible represion en los anales de la historia colonial cubana. Recibio el nombre de conspiration de La Escalera, por- que a los torturados se les ataba a una pieza de este tipo.
Segun las sentencias dictadas por la comision militar de Matanzas, fueron involucradas 3 076 personas, de estas el 71,09 % eran negros y mulatos libres, el 25,45 % esclavos, y solo el 3,12 % blancos. De los esclavos unicamente el 10,5 % procedfa de plantaciones.
La cruel represi6n desatada y sus posteriores consecuencias, permiten afir- mar que este fue el medio de que se valieron, tanto el poder colonial como la clase dominante, para resolver violentamente varios problemas que les preocupa- ban. Uno de ellos era el de las rebeliones de esclavos, que no solo se habfan hecho frecuentes sino que, ademas, expresaban un grado de organization no co- nocido hasta entonces. Como forma de escarmiento fueron extrafdos esclavos de las dotaciones y torturados hasta morir. Fue tan despiadada esta represion que muchos duenos de esclavos intervinieron no tanto por humanitarismo como por el dano que se les hacfa a “su propiedad”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *