La escalada de La Escalera -2

El proceso de La Escalera sirvio de medio eficaz de represion a las capas medias de negros y mulatos libres, muchos de los cuales habfan alcanzado cierta solvencia economica y eran figuras de prestigio, respetadas por la comunidad. Este sector puede personificarse en el poeta Gabriel de la Concepcion Valdes, mas conocido como Placido. Si bien no es probable que este encabezase la conspiration, sf habia tenido relaciones con Miguel Flores, con Gigot y con Turnbull por lo que es presumible que participaba en ella. Estaba casado con una negra,cunada del moreno libre Josd Erice quien se suicido en la carcel despuds de haber confesado su participation. No mostraba odio racial a los blancos. Sus ideas liberates y abolicionistas, probablemente similares a las de Gigot, pretendian alcan- zar la independencia de Cuba y el fin de la esclavitud y estaban mas motivadas por sentimientos nacionales de cubanidad, que por problemas de clase o de raza. De SU poesia se ha dicho: …no canta sino a Cuba y si alguna vez su fantasia sale de ella es para cubanizar, por decirlo asi, todo lo que pinta.13 Estas caractensticas de Placido, que pudieran definir la manera de proyectarse de los negros y mulatos libres criollos explican el temor hacia ellos, tanto del gobiemo colonial como de la clase do- minante. O’Donnell ordeno desarmar la milicia de color y solicitar a Madrid permi- so para incrementar el numero de las tropas regulares. En abril de 1844, dispuso que todo hombre adulto, nacido extranjero, “libre de color” tenia 15 dfas para abandonar la Isla. Del 10 de marzo al 30 de junio del propio ano, salieron del pais 739 individuos pertenecientes a este grupo social. Eventualmente una Real Or- den prohibia la entrada a Cuba de emancipados y “libres de color”. En una breve jjfrase, el gobemador exponfa sus intenciones: Considero muy importante objeto, para el futuro de este pais, la disminucion de esta casta.
El escarmiento a las capas medias “de color” puede apreciarse en los si- guientes datos: el 28 de junio de 1844, Placido fue acompanado al cadalso por el negro Santiago Pimienta, dueno de 17 esclavos y de 19 caballerfas de tierra; por Andres Jose Dodge, dentista educado en Londres; por Jorge Lopez, pintor y te- niente de las milicias de pardos; por Jose Miguel Roman, dueno de una academia en la cual se desempenaba, ademas, como profesor de musica, y por Pedro de la Torre, musico y sastre. Se impuso silencio al escritor Manzano. Brindis de Salas, padre del conocido musico del mismo apellido, salfa de la Isla tras su excarcela- cion; Francisco Uribe se suicido. Otros, como Felix Barbosa y Agustrn Ceballos, perdieron la salud o murieron en la prision. Todos negros o mulatos libres que habfan logrado una importante presencia social.
Por ultimo la represion sirvio tambien como una forma de intimidacion hacia los intelectuales que profesaban ideas abolicionistas. Si bien contra este sector no funciono el latigo, la forma en que se vieron amenazados e involucrados en la conspiracion sirvio de advertencia sobre los peligros que entranaban sus incursio-pes ideologicas. Jose de la Luz y Caballero y Domingo del Monte, que se encontra- ‘ban en el extranjero, supieron que no solo podfan ser detenidos sino, tambien, repri- midos. Benigno Gener y los hermanos Guiteras tuvieron que ocultarse. Los libros wab y Dos mujeres de Gertrudis Gomez de Avellaneda, fueron censurados. Felix tanco, Manuel Castro Palomino y Manuel Martinez Serrano fueron encarcelados.
Mucho se ha discutido en torno a la veracidad de esta conspiracion. Segun los conocimientos actuales puede afirmarse, con un apreciable grado de con- fiabilidad, que mas que una conspiracion de La Escalera, existieron diversos movimientos. Estos estaban integrados por distintos sectores sociales. Tanto las jautoridades espaiiolas como la clase dominante de la Isla, los apreciaron como el [resultado de una conspiracion unica y como una amenaza real a sus intereses. La jeruel represion, nada justificable, estuvo inspirada en el temor al mundo que se lavecinaba y que, pese a todo, no pudieron impedir.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *