La Junta de Informacion: su fracaso -2

La reforma economica era de particular importancia para la burguesia insular. De aprobarse lo propuesto, se produciria un cambio radical en la organizacion imanciera y mercantil, asi como en el sistema de impuestos: Cuba transitaria del proteccionismo al librecambio, de una organizacion fiscal caracterizada por multi-pies impuestos a una contribuci6n del 6 % sobre la renta liquida del capital inverti- do en toda clase de negocios. Se abaratana la importacion y se reducina el costo de la vida. La production de Cuba serfa altamente competitiva en el mercado mundial.
En lo’ relativo a la solicitud de demandas polfticas, aspecto donde las dife- rencias entre los que deseaban las reformas y los que querfan mantener el statu quo se hacfan mas marcadas, la situacion fue otra. Esta cuestion no se discutio hasta los dfas finales, cuando incluso se habfan producido cambios en las reco- mendaciones economicas. Por otra parte, los comisionados de Cuba se presenta- ron divididos. Saco no compartia el criterio de que una representation a las Cortes sena lo idoneo para Cuba en tanto una minorfa ultramarina quedaria silencia- da por una mayoria peninsular.
Mientras se producia la convocatoria, el inicio de las sesiones y el desarrollo de estas, en Espana se producian importantes acontecimientos politicos: los progre- sistas tuvieron que huir del pais; algunos fueron detenidos. Los unionistas recibie- ron igual trato. Serrano fue detenido y desterrado a Canarias; Dulce detenido y enviado a Fernando Poo. Progresistas, democratas y unionistas empezaron a perfi- lar una alianza contra la Corona. Conocedor Narvaez del apoyo de la mayor parte de la oligarquia de Cuba a los unionistas y de estos a esa clase, inicio la mas desacertada politica represiva. Disol vio la Junta de Informacion, hechura de la Union Liberal, cuya ultima reunion se efectuo el 27 de abril de 1867, haciendo caso omiso a todo lo que en ella se habfa discutido. Tras cinco meses y 36 sesiones de trabajo, una tardfa condena a la trata y el desacertado Real Decreto de 12 de febrero de 1867, que establecia un impuesto del 10 % sobre la renta liquida -la Junta habia propuesto el 6 % y para otros fines-, sin cambiar la situacion de las aduanas, ni el derecho diferencial de banderas, ni haber rebajado los derechos arancelarios a los articulos de importacion, era todo lo que el nuevo gobiemo ofrecia a la Isla. Sena, entre otros factores, la aplicacion de dicho Decreto en la espoliada Cuba, que afectaba especialmente a los productores pequefios y medianos y a otras formas de propiedad menos a los grandes propietarios que ya pagaban el 6 %, uno de los elementos que precipito la situacion revolucionaria del 68. Con la disolucion de la Junta de Informacion se sello, al menos por el momento y por segunda vez, la posibilidad de la via reformista. El abierto caracter represivo que asumio el nuevo gobiemo se puso de manifiesto con el nombramiento del general, contrario al movi- miento reformista, Francisco Lersundi en sustitueion del general Joaqum del Manza- no y del Manzano. El nuevo capitan general y gobemador superior politico aprobo la disolucion del Circulo Reformista, el restablecimiento de las Comisiones Milita-res y la reactivacion de los Cuerpos de Voluntaries. Por si esto fuera poco, en medio de la crisis economica que atravesaba la Isla desde el ano anterior, amenazo con aplicar el Real Decreto de 13 de diciembre, que autorizaba a incrementar en “proportion a las necesidades del Tesoro” el impuesto del 10 %. Todo esto en momen- tos en que la zafra se reducia, y los ingresos de la renta de aduana, calculados en 256 517 000 reales s61o alcanzaban los 181 043 000.
El impuesto directo comenzo a regir en julio y su cobro fue confiado al Banco Espanol. Segun el Real Decreto este debia pagarse en escudos de plata pero los encargados del cobro, aprovechandose del desconocimiento de muchos contribuyentes de las zonas rurales apartadas, exigfan el pago en oro cuadruplicando su valor. La resistencia al pago se hizo notoria. La crisis econo- mico-social y politica seguia acelerando las condiciones revolucionarias.
El ano de 1868 fue decisivo en varios aspectos. En Espana, la muerte de O’Donnell habfa abierto el camino para una alianza de progresistas y unionistas contra el gobierno conservador y la Corona. Poco despues murio tambien Narvaez, con lo cual el gobierno pasa a sectores mas reaccionarios. La conspiration tomo auge y los generates Prim y Serrano representaron la nueva alianza progresista-unionista. El papel de la burguesia cubana en la llamada Revolution Gloriosa de septiembre de 1868 en Espana fue importante en tanto todo su poder economico se coloco en funcion de la recuperation del poder por los unionistas.
El nucleo de los azucareros cubanos que se encontraba en Madrid actuo activamente en respaldo al movimiento. Jose Silverio Jorrin y el abogado Anto-nio Gonzalez de Mendoza; la condesa de Santovenia, esposa del general Dulce y la duquesa de la Torre, esposa del general Serrano; el conde de Brunet, quien pago la transportation a Espana de los generates deportados a Fernando Poo; y Jose Morales Lemus, una de las mas importantes figuras reformistas y abogado de la firma Gran Azucarera, entre otEl 15 de septiembre de 1868, el movimiento triunfaba. Serrano, el antiguo aliado de la oligarquia cubana y sustituto de O’Donnell en la jefatura de la Union Liberal asuima la direcci6n del gobierno de Madrid como Regente del reino. La oligarquia cubana considero que las condiciones volvfan a serle favo- rables y ya se pensaba en la sustitucion de Lersundi por Dulce como goberna- dor de la Isla cuando, inesperadamente para estas fuerzas, se desencadend en Cuba la revolution independentista. Esta ultima se habia incubado durante largos anos; las condiciones sociales y economicas le eran favorables y se habia desarrollado una conciencia patriotica en el seno de la sociedad y al margen de la clase dominante.
El fracaso de la Junta de Information no fue la causa del movimiento eman- cipador ni ello produjo un cambio en la actitud de la dirigencia reformista, con- centrada en lograr esas reformas desde las esferas de poder de la metropoli; porel contrario, significaba la entrada en el escenario politico de las fuerzas populares. Entre el triunfo de los aliados de los reformistas en Espana y el inicio de la Revo-lution Cubana en Demajagua no llego a transcurrir un mes. Ello es prueba sufi- ciente de la independencia de un movimiento con respecto al otro. Los primeros sorprendidos fueron los reformistas; algunos de los cuales pronto vestirfan el uniforme del Cuerpo de Voluntarios espanoles, otros tomarian el rumbo de la independencia, o, por lo menos se presentaron como tales. Los caminos a la revo-lution estaban abiertos.
v

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *