LA LUCHA POR ELIMINAR EL YUGO OPRESOR SOBRE LOS PUEBLOS COLONIALES A TRAVÉS DE LA VIOLENCIA REVOLUCIONARIA- page 3

Durante esta etapa, muchos tocaron el tema arriba mencionada, pero, “el análisis del colonialismo hecho por Nguyen Ai Quoc superó todo lo referido por otros analistas marxistas contemporáneos. El Presidente Ho Chi Minh logró fomentar un conjunto de teorías sobre la liberación de la opresión colonialista, cuya fuerza era indiscutible”. A través del análisis del imperialismo y del colonialismo, Nguyen Ai Quoc intentó llamarles la atención a la clase proletaria internacional y a los pueblos trabajadores del mundo: “El imperialismo moderno asienta su base sobre la explotación de millones de trabajadores en los países coloniales y semi- coloniales. Por lo tanto, sólo se desintegrará por completo y definitivamente cuando nosotros logremos destruir esa base del palacio imperialista”1. Partiendo de ese criterio científico y revolucionario y a opinión de Nguyen Ai Quoc, la misión estratégica común de la clase proletaria mundial y los pueblos colonizados y semi-colonizados es: “…En un tiempo más breve posible hay que promover un movimiento antagónico de carácter comunista en contra del capitalismo y sus dos formas especiales, o sea el imperialismo, el militarismo y la doctrina cañonera en las colonias”2.

Su criterio respecto al uso de la violencia revolucionaria para enfrentar la violencia contrarrevolucionaria también argumentado de manera viva y sintetizada en el siguiente párrafo, que abarca una “teoría” general con sus concepciones sobre el colonialismo y sobre la relación entre la revolución proletaria en las colonias y la revolución proletaria en la metrópoli: “El capitalismo es como una sanguijuela con dos boquillas, una se agarra a la clase proletaria de la metrópoli y la otra a la clase proletaria de las colonias. Para acabar con este animal, hay que cortar al mismo tiempo sus dos boquillas. Si se le corta una sola boquilla, con la otra la sanguijuela sigue chupando la sangre de la clase proletaria; el animal continúa viviendo e inclusive se le renacerá la boquilla recortada”1.

Esencialmente, el pensamiento de Ho Chi Minh sobre la violencia revolucionaria está en concordancia dialéctica con el humanismo vietnamita. Ese pensamiento no es nada opuesto al espíritu amante de la paz, sino muy ajeno a las tendencias, aventurera, extremista y terrorista. Es de gran valor en muchos aspectos su afirmación de que para matar la sanguijuela es necesario cortarle al mismo tiempo sus dos boquillas mediante la violencia revolucionaria, con vistas a realizar las metas de la independencia nacional y el socialismo. Más tarde, al estudiar sus aportes a la revolución mundial, el Comité Central del Partido Comunista de Canadá reafirmó: “El camarada Ho Chi Minh es un revolucionario extraordinario de nuestra era, quien ha tenido merecida contribución a la formación de la viva historia humana y al golpe demoledor contra el imperialismo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *