La organización de la colonia – page 3

En la medida en que las expediciones demostraban la amplitud de las tierras por administrar, la Corona fue variando su sistema administrativo para el control y el monopolio exclusivo de sus posesiones americanas. Entre 1508 y 1519 la máxima dirección de las operaciones en el Nuevo Mundo recayó directamente sobre el Consejo de Castilla.

El 1ro. de agosto de 1520, Carlos I dio la primera organización al Real y Supremo Consejo de Indias, que en 1542 tuvo sus orde­nanzas particulares en las llamadas leyes nuevas. Sus atribuciones fueron tan amplias que abarcó lo relativo a lo político, lo judicial, lo administrativo, lo mili­tar y lo religioso. Toda autorización para comerciar o viajar a América debía ser autorizada por el Consejo; las campañas de conquista, de evangelización, la crea­ción de conventos, iglesias o colegios, hasta la solución de los litigios, debían pasar por su soberana decisión.

Después de la conquista de México, la organización de los mecanismos de control colonial se ampliaron. En 1545, se creó el Arzobispado de La Española con lo cual la dirección eclesiástica tuvo su primera base americana, en lugar de Sevilla; a ésta se le proporcionó la tutela de la educación, la salud y los aspectos sociales vinculados con las normas prescritas por la Iglesia. El obispado de Cuba quedó como su sufragáneo. El sistema jurídico también se amplió al crearse la Real Audiencia de La Española para los asuntos legales; la Casa de Contratación de Sevilla funcionó como el centro del monopolio comercial hispano en Améri­ca. Esta última, en realidad, fue más bien una institución intermediaria entre la producción americana y la europea. De esta forma, el sistema colonial español presentó dos características a lo largo de los dos primeros siglos: la dualidad y la casuística. La organización interna de la colonia era el germen de las oligarquías regionales; el Consejo de Indias y sus órganos subalternos, eran la representación del rey y de sus intereses. Este es el origen de las contradicciones entre los intere­ses de los grupos de poder en América y los que se expresaban desde la metrópoli a través del poder real. Las leyes para América fueron siempre el resultado de losproblemas que se presentaban. Esta es la razón por la que la recopilación de las Leyes de Indias están marcadas por lo casuístico

See more : viajes a Vietnam y Laos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *