Las Indias que no son orientales – page 2

Desde el principio existió una dualidad entre la realidad y las visiones e intenciones de Colón. Esta se hizo manifiesta cuando los colonos de La Isabela comenzaron a gestar intereses diferentes a los del Almirante del mar Océano. Al no surgir las relaciones mercantiles con las supuestas islas de las especias y el reino del Gran Khan y, por el contrario, constatarse la presencia de oro, surgir la necesidad del cultivar las tierras para alimentarse y adquirir productos de Europa y la existencia de una población aborigen que podía servir de fuerza de trabajo para diversas labores, se impone una dinámica ajena a la factoría mercantil que Colón y los reyes habían pensado inicialmente.

En 1499, si bien la idea de Colón seguía merodeando en las mentes de la Corte de Castilla, la realidad creaba nue­vas circunstancias. Desde el año anterior se producen sublevaciones de colonos contra Colón y ese año el juez pesquisidor Francisco de Bobadilla, encargado de investigar los desórdenes, envía preso y encadenado al Virrey para España. Para 1502, cuando Nicolás de Ovando llega a esta isla, con una expedición de 30 naves y 1 200 hombres y asume, como su primer gobernador el enclave, un nuevo tipo de colonialismo comenzaba a gestarse.

La nueva estrategia consistió en la creación de villas bajo el sistema de ve­cindad. Según estas regulaciones, la entrega de tierras e indios se supeditaba a la permanencia de la persona en el lugar, lo que le daba la condición de vecino. Como por orden del rey los españoles no debían vivir fuera de lás poblaciones que hay en dicha Isla o de las que se hiziesen de aquí en adelante (sic)4 la formación de núcleos urbanos a los que se le asignaban las tierras, se convertía en la clave de la expan­sión colonial. El complemento de la vecindad era la asignación del lote de^indios “encomendados”. En 1503, los reyes se decidieron a legalizar el sistema de enco­miendas. Así surgieron formas peculiares en las relaciones sociales y de produc­ción. Mientras hidalgos y antiguos labriegos o navegantes se mezclaban en el surgimiento del nuevo grupo social hegemónico, de origen hispano, se delineó, a través de la encomienda, el grupo social dominado. El desarrollo de esta institu­ción fue el resultado del forcejeo entre la Corona, que deseaba convertir a los indios en vasallos del rey, y los colonizadores que querían subsumirlos en la esclavitud. La encomienda colocaba a los indios en las manos de los españoles encomenderos, quienes debían cristianizarlos y enseñarles a trabajar; pero esta prescripción legal sólo sirvió para encubrir el hecho real: los indios fueron explo-

4 Citada por Carlos Venegas Fomias: Dos etapas de colonización y expansión• urbana, Ed. Política, La Habana, 1979, p. 14.

Eduardo Torres-Cuevas45

tados en condiciones muy semejantes a la esclavitud. También se desarrolló la esclavitud sin maquillaje”. En la medida en que escaseaban los indios encomen­dados, debido a su sistemática extinción, se organizaban expediciones a otras áreas antillano-caribeñas para la captura de indios que, una vez llevados a La Española, eran colocados como esclavos bajo la justificación de que eran hostiles o caníbales. Las villas fueron organizadas al estilo de las españolas, con sus con­sejos municipales o cabildos bajo la influencia de los vecinos más poderosos. Así se asentaba el sistema organizativo de lo que, con el tiempo, daría forma y poder a las oligarquías regionales americanas. En poco tiempo surgieron diez nuevas villas. En este proceso, uno de los más destacados capitanes de Ovando fue Diego Velázquez de Cuéllar, fundador de cinco de ellas.

Paralelamente a las gestiones de Ovando, los reyes perfeccionaban la Real Hacienda y creaban la Casa de Contratación de Sevilla (1503) que, con el objeti­vo de organizar y monopolizar el comercio con sus nuevas posesiones, fue la primera institución surgida exclusivamente para los asuntos americanos. De igual forma ya venían autorizando expediciones de particulares, entre las que se en­cuentran las de Juan Díaz de Solís, Vicente Yáñez Pinzón, Pedro Alonso Niño, Pedro Arias de Ávila (Pedrarias) y Vasco Núñez de Balboa. Entre 1499 y 1520 se incrementa el reconocimiento de Las Antillas, el Caribe y parte de la costa atlán­tica de Centro y Suramérica. En 1513 un acontecimiento fortuito revela que se está en presencia de un continente distinto al asiático., Vasco Núñez de Balboa, atravesando el istmo de Panamá, descubre el Pacífico.

Por otra parte, en 1506, los portugueses arriban a la India y, en 1512, a las famosas islas de las especias. En el norte atlántico un florentino, Juan Gaboto (Cabot), al servicio del rey inglés, incursiona en las tierras de Terranova y Canadá en 1497. Otro navegante florentino, Amerigo Vespucci, es nombrado Piloto Ma­yor en 1508, a Ja caída en desgracia de Colón, por la Corona castellana después de sus primeros viajes a América. Sus buenas relaciones con los cartógrafos eu­ropeos de entonces hicieron que, en 1507, el cosmógrafo alemán M. Waldseemüller (Hylacomilus), le atribuyese el mérito de haber descubierto el nuevo continente por lo que, desde entonces, llevó su nombre: América. Los reyes españoles esta­ban, de nuevo, ante un hecho inusitado. Todos los cálculos habían sido equivoca­dos. Portugal había ganado la carrera por las islas de las especias. En 1521 el viaje de Femando de Magallanes, culminado por Sebastián El Cano, no sólo de­mostraba la esfericidad de la Tierra y colocaba en manos españolas sus primeras posesiones asiáticas, el archipiélago de las Filipinas, sino que, también, demos-

traba la enorme distancia que separaba a América de Asia. España tenía un in­menso continente hasta entonces desconocido, pero no rendía las riquezas y los dividendos comerciales que se habían esperado. La nueva realidad reforzó, aún más, las concepciones que ya Ovando había comenzado a aplicar. Castilla, con una numerosa población y sin tierras para repartir, podía ofrecer a sus súbditos las tierras americanas.

46Conquista y colonización en los albores de la Edad Moderna. La experiencia cubana___________________________________________________________

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *