Los inicios de la colonia – page 1

Exploración y conquista

Los objetivos iniciales del desembarco castellano en Cuba no parecen ser los de penetración y ocupación del territorio. Velázquez, como teniente del virrey de La Española, tenía potestades limitadas e, incluso, no estaba autorizado ni a repartir tierras ni a otorgar encomiendas. Las órdenes que tenía eran las de crear un enclave que permitiese satisfacer las necesidades de fuerza de trabajo en La Española. De igual forma, debía constatar la existencia de oro, la practicabilidad de su obtención y las formas de organizar asentamientos en la Isla.

Ello se avenía con la estrategia que por entonces se seguía. La rápida extinción de los indios en ese territorio había llevado a la organización de empresas para la captura y esclavización de los de otras regiones circuncaribeñas. Este propósito se obser­va en una carta a Diego Colón, fechada en junio de 1510, donde se dice: debeys de pensar si faciendo una población en Cuba a la costa, se podrían de ally embarcarse los crystianos con los yndios para venir a coxer oro a las minas de la Española. (sic)? Por Otra parte, todo indica que el teniente del virrey tenía intenciones muy diferentes a las orientaciones que se le habían dado. Las órdenes que poseía explicarían los movimientos iniciales de Velázquez.

La hueste invasora se movió por la parte más oriental de la Isla, la zona de Maisí, la más montañosa, pero una de las más pobladas de aborígenes y la más cercana a La Española. Las limitaciones de Velázquez explican los problemas que confrontó. Primero, la resistencia de los aborígenes en la zona de Maisí, donde el cacique Hatuey o Yahatuey, que no casualmente provenía de Guahaba, en La Española, había organizado a los indios para enfrentar a los españoles. La superioridad de la técnica, de la organización y de la cultura militar castellanas, logró imponerse. A los tres meses del desembarco, los aborígenes iniciaron el éxodo masivo hacia otras regiones. Por otra parte, Velázquez ni fundaba villas ni hacía repartos de indios, lo que motivaba el descontento de parte de su pequeño ejército irregular.

Al tiempo que perseguía a los indios de Maisí, Velázquez organizó su cam­paña hacia el resto de la región oriental de Cuba. La encomendó a dos columnas; una al mando del segundo jefe, Francisco de Morales, y la otra de Pánfilo de Narváez. La primera marchó por el norte a la zona de Maniabón; la segunda lo hizo hacia el suroeste, a las de Macaca y Bayamo. La resistencia indígena fue duramente sofocada, Hatuey capturado y quemado vivo y, aunque parte de los indios intentaron huir hacia la región camagüeyana, más hacia el oeste, muchos tuvieron que regresar debido a que sus iguales de esta región no podían abaste­cerlos ni mantenerlos.

En 1513, las condiciones cambiaron a favor del conquistador. Diego Colón fue sustituido como virrey de La Española; a su vez, Velázquez era nombrado gobernador de Cuba con la facultad, entre otras, de fundar villas y efectuar repartimientos de indios. De esta forma, el jefe expedicionario adquiría su inde­pendencia de acción con respecto a La Española. Ahora podía iniciar el verda-

5 Citado por Carlos Venegas Fomias: ob. cit., p. 15.

Eduardo Torres-Cuevas49

Welcome to: Agencias de viajes Vietnam

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *