MANTENIMIENTO DE LA INICIATIVA REVOLUCIONARIA Y COMBATIVA EN LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN DE LAS COLONIAS- page 3

Insistiendo en el tema del papel de la revolución en las colonias, Nguyen Ai Quoc hizo de su ponencia en la sesión 22, un estudio estadístico de la extensión territorial y la población de nueve metrópolis y una comparación de estos datos con los de los países coloniales. Los datos estadísticos arrojaron que la extensión total de los territorios colonizados superaba en 5 veces a la de las metrópolis, mientras que la población de estas últimas no alcanzaba siguiera las tres quintas partes de la de las colonias. Partiendo de estos datos estadísticos, afirmó: “No será nada exagerado decir que mientras que los partidos de Francia e Inglaterra no practiquen una política realmente activa en cuanto a los problemas de las colonias e incluso no tengan en cuenta sus masas populares, todos los vastos programas de esos dos partidos no conducirán a ningún resultado. Es por eso que estos programas van en contra del leninismo”.

En su intervención en la sesión 25, se refirió a las colonias de Francia. Las colonias eran inmensas, con un territorio total de 10.211.510 km2 y una población de 55.571 mil personas. Según Nguyen Ai Quoc, en todas las colonias de Francia, el pueblo trabajador era inhumanamente explotado, la pobreza y el hambre se incrementaban sin cesar. Y como consecuencia, el pueblo estaba indignado y lleno de odio contra el régimen colonial. En muchas de las colonias las masas populares se levantaron en contra de este régimen y con el fin de abolir el yugo de dominación colonialista; pero todos los levantamientos fueron salvajemente reprimidos por el aparato represivo al servicio del régimen colonialista. Partiendo de las realidades de la vida y la lucha del pueblo de los países colonizados, Nguyen Ai Quoc evidenció que la causa del fracaso de esos levantamientos populares era la falta de organización y de dirigencia. Para superar esta situación, pidió a la Internacional Comunista: “Es necesario ayudarles a reorganizarse, facilitarles cuadros dirigentes e indicarles el camino hacia la revolución y la liberación”.

Después del Congreso, sobre la base de sus ininterrumpidos estudios de las obras de K. Marx, F. Engels, V.I. Lenin y los documentos de la Internacional Comunista, así como de las experiencias del movimiento revolucionario mundial recogidas en el V Congreso de la Internacional Comunista, Nguyen Ai Quoc logró crear condiciones para fortalecer y desarrollar sus concepciones formadas a través de sus actividades en Francia, reafirmando que el camino camino de la revolución proletaria. En su famosa obra “El Proceso a la colonización francesa” (1925), Nguyen Ai Quoc no se detuvo en la denuncia del imperialismo y colonialismo solamente, sino que llegó a exponer las concepciones fundamentales sobre los problemas nacionales y coloniales. Aquí hizo un esbozo y aclaró la relación entre la revolución en las colonias y la revolución proletaria en las metrópolis; continuó criticando el criterio de “menospreciar a las colonias” reafirmando la revolución en las colonias como parte inseparable de la revolución proletaria mundial.

Desarrolló de manera creativa las ideas de Lenin, dando grandes aportes a la formación de las teorías sobre la revolución libertadora de los países colonizados. Afirmó que la revolución en las colonias tenía la misma importancia que la de la revolución proletaria en las metrópolis. Incluyó, además, nuevas tesis donde reafirmó que la revolución colonial debía desplegar su propia iniciativa, hacer la revolución con sus propias fuerzas sin depender de la revolución en las metrópolis. En la nueva era, la revolución en las colonias si supiera desplegar su iniciativa revolucionaria podría triunfar primero y, por ello, volver a ayudar a la revolución proletaria en las metrópolis en su misión de plena liberación. Señaló también que la revolución de liberación nacional en las colonias, para alcanzar un triunfo radical, tenía que tomar el camino de la revolución proletaria; y que la liberación nacional debía estar estrechamente ligada a la liberación clasista y humana.

La tesis sobre las naciones colonizadas y dependientes tomaran iniciativa en la causa de lucha por su propia Überación tiene gran importancia. Se trata de un paso de preparación ideológica para la clase obrera y los pueblos de los países colonizados y un estímulo para que se levantaran con iniciativa y fe en la victoria. Inspirada en esa tesis, la revolución vietnamita tomó la iniciativa en la preparación de fuerzas, se valió del momento oportuno y conquistó la victoria en la Revolución de Agosto. Más adelante, se adelantó en la preparación del país con el espíritu de que “fuera paz o guerra, habría que tomar la iniciativa, prever las cosas y hacer preparativos de antemano” con miras a enfrentar las guerras de agresión. Los propios enemigos tuvieron que reconocer: “La superioridad indiscutible de la estrategia de la guerra revolucionaria de Vietnam consiste en la iniciativa de su posición estratégica. Estados Unidos se vio obligado a bailar al ritmo impuesto por la estrategia de Vietnam del Norte. Esta estrategia tiene un valor especial. Nosotros reconocemos la estrategia de iniciativa de los Vietcongs”[1]. La estrategia de la iniciativa de la revolución vietnamita, cuyo valor es especial como lo reconocieran los adversarios, se origina del pensamiento de Ho Chi Minh acerca de la toma de iniciativa en la lucha revolucionaria. “Ho Chi Minh ha creado y de hecho ha legado su pensamiento y un ejemplo en la era de la liberación de las colonias”[2].

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *