MANTENIMIENTO DE LA INICIATIVA REVOLUCIONARIA Y COMBATIVA EN LA LUCHA POR LA LIBERACIÓN DE LAS COLONIAS- page 1

En marzo de 1919 se instaló en Moscú la Internacional Comunista. El surgimiento de la Tercera Internacional asesto un golpe mortal a las corrientes oportunistas y reformistas dentro de la Segunda Internacional, impulsó la creación de numerosos partidos comunistas y estimuló poderosamente a los movimientos revolucionarios en el mundo. La Internacional Comunista, fundada por Lenin, ofreció su resuelto apoyo al movimiento de liberación nacional en los países coloniales. En agosto de 1920 se convocó el Segundo Congreso de la Tercera Internacional Comunista. El Congreso aprobó el primer Esbozo de las tesis sobre los problemas nacionales y los problemas de las colonias elaborado por Lenin. Las tesis de Lenin trazaron los lineamientos fundamentales del movimiento revolucionario en los países coloniales y dependientes. Según Lenin, si en el pasado el movimiento de liberación nacional culminó con la toma del poder por parte de la clase burguesa, hoy en las nuevas coyunturas históricas, el movimiento de liberación nacional dirigido por la clase proletaria, podría conducir a la instalación del poder revolucionario. Bajo la conducción de Lenin, la Internacional Comunista aprobó también 21 requisitos para el ingreso a esta organización, de ellos, el requisito 8 estipula con claridad: “Cada partido se compromete a realizar un trabajo de agitación sistemática dentro del ejército de su país con el fin de oponerse a todo tipo de opresión contra los pueblos en las colonias; y cada partido debe respaldar, no sólo con palabras sino también con hechos, al movimiento de liberación de los países colonizados”[I]. Los criterios principales presentados por Lenin en el Esbozo de las tesis y los requisitos para el ingreso a la Internacional Comunista, sobre todo el número 8, atrajeron especialmente la atención de Nguyen Ai Quoc. Desde entonces depositó su confianza en Lenin. En abril y mayo de 1921, la Revista Comunista, órgano teórico y político del Partido Comunista Francés, publicó dos tesis de Nguyen Ai Quoc tituladas “Indochina” y “El movimiento comunista internacional-indochina”. En estas dos famosas tesis suyas, Nguyen Ai Quoc planteó un problema de suma importancia: “¿El régimen comunista podrá aplicarse o no en Asia en general y en Indochina en particular?” En respuesta a este cuestionamiento, Nguyen Ai Quoc analizó por un lado la situación política y el movimiento de lucha patriótica existente en los países más notables en Asia como Japón, China, India, Corea y los países de Indochina; y profundizó por el otro lado en las bases económico – social, así como la tradición histórica y cultural del Oriente, para de ahí llegar a la determinante conclusión: “El comunismo penetra fácilmente en Asia”. Según él, en Indochina cruelmente agredida y dominada por los colonialistas franceses, “la brutalidad del capitalismo ha preparado ya la tierra, solamente le falta al socialismo sembrar las semillas de la empresa libertadora”1. Nguyen Ai Quoc resaltó su conocido criterio sobre la iniciativa de la revolución en las colonias, sobre la posibilidad de que la revolución de liberación nacional en las colonias triunfaría antes de la toma del poder por parte de la clase proletaria en la “metrópoli”. Escribió: “El día que cientos de millones de personas de los pueblos masacrados y oprimidos se levanten para quitarse de la vil explotación perpetrada por los colonialistas con su insaciable ambición, se transformarán en una fuerza gigante; y mientras vayan acabando con una de la  condiciones para la existencia del capitalismo, que es el imperialismo, podrán ayudar a sus hermanos occidentales en la misión de su liberación total”[1].       [I] Ho Chi Minh, op., cit, 1995, ti, p. 196.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *