PENSAMIENTOS DE HO CHI MINH SOBRE LA REVOLUCIÓN DE LIBERACIÓN NACIONAL DE LAS COLONIAS

Apartir del siglo XIX, el capitalismo se desarrolla a una gran velocidad; y debido a sus necesidades de materias primas, mercado y mano de obra, dirige su “mirada” a los estados económicamente subdesarrollados. El Oriente se convierte en objeto de invasión del capitalismo occidental. La India, Birmania, Malasia, entre otros, fueron ocupadas por el imperialismo británico. Vietnam, Laos y Cambodia fueron agredidos por el imperialismo francés. Indonesia fue consumida por Holanda. Filipinas cayó en manos de España y más tarde de Estados Unidos. China fue disputada por distintas potencias extranjeras. Japón, presionado por el capitalismo occidental, abrió sus puertas al libre comercio con otros países capitalistas. A finales del siglo XIX, casi desaparecieron las “tierras sin dueño”, puesto que todos los países subdesarrollados se habían transformado en colonias o semi-colonias dependientes de los países capitalistas occidentales. El sistema colonial y semi-colonial de entonces se convirtió en una de las bases más importantes para la existencia del imperialismo, y fue donde las potencias imperialistas realizaron sus cálculos y las disputas entre sí, lo que provocó una gran tragedia para la humanidad.

Producto de la opresión extremadamente cruel del imperialismo y el colonialismo, las antagónicas contradicciones entre los pueblos coloniales y las potencias agresoras se volvieron más que profundas. La liberación de los pueblos del yugo opresor del colonialismo se convirtió en una aspiración ardiente y empezó a calentarse en las colonias. Los movimientos de liberación nacional, a pesar de sus altibajos, reflejaron una tendencia de la época. En 1917 triunfó la Revolución de Octubre en Rusia, esto no solamente comprobó la invencibilidad del marxismo-leninismo, sino que abrió también una nueva era para la humanidad, impulsando poderosamente el desarrollo del movimiento obrero y del movimiento de liberación nacional. En ese contexto, Nguyen Tat Thanh dejó Londres para volver a París. En 1919, ingresó al Partido Socialista de Francia. Tomó parte en el movimiento obrero francés, estudió las teorías, profundizando en la revolución burguesa de Francia, la Comuna de París de 1871 y la Revolución de Octubre de Rusia; y al mismo tiempo participó activamente en las actividades prácticas. Todo esto le ayudó a desarrollar su filosofía y su teoría. Siendo el primer comunista vietnamita (1920) y uno de los fundadores del Partido Comunista Francés, Nguyen Ai Quoc ha tenido grandes aportes a la revolución libertadora de las colonias en ambos aspectos — la ideología teórica y la dirección práctica – de la empresa de liberación nacional en Vietnam, brillante símbolo de ese gran torrente revolucionaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *