Período 1945-1969 – page 2

Durante la resistencia contra los colonialistas franceses, el pensamiento militar de Ho Chi Minh se refleja en la línea de “resistencia de todo el pueblo, en todos los terrenos, por tiempo prolongado y apoyados, fundamentalmente, en las propias fuerzas”. Ho Chi Minh combina la fuerza de la nación con la fuerza de la época para crear una fuerza conjunta capaz de conquistar la victoria. Su pensamiento militar se expresa también en la directiva estratégica que aplica llevando la resistencia de forma paralela con la edificación del país y en su voluntad de llevar a cabo la revolución democrática durante la misma guerra con el fin de comenzar a construir desde el mismo momento la nueva sociedad, la nueva vida y los nuevos hombres.

La línea trazada por Ho Chi Minh de involucrar en la lucha a todo el pueblo, combinada con unas fuerzas armadas organizadas en tres niveles, como núcleo sostén, logra que se desplieguen en alto grado las fuerzas de toda la nación durante la resistencia. El pensamiento estratégico de ofensiva es observado a todo lo largo de la guerra. Tomar la iniciativa en los ataques, desarrollar la guerra de guerrillas, construir unas fuerzas armadas regulares fuertes, capaces de lanzar grandes ataques de aniquilamiento, lograr cambiar la correlación de fuerzas y provocar virajes en la guerra, como se logró en el caso relevante de la histórica batalla de Dien Bien Phu. Fue en esta batalla donde el ejército y el pueblo de Vietnam lograron derrotar a la élite militar de los colonialistas franceses y de los intervencionistas norteamericanos. Ho Chi Minh la valoró expresando: “Dien Bien Phu es un brillante jalón de oro en nuestra historia que indica, con toda claridad, la decadencia y la desintegración del coloniaüsmo, y es, a la vez, muestra del ascendente desarrollo del movimiento de liberación nacional en el mundo entero, que se encamina hacia la victoria definitiva”.

Ya en junio de 1954 Ho Chi Minh advirtió: “Estados Unidos se ha convertido poco a poco en el adversario principal de nuestros ejército y pueblo”. Recordo asimismo: “En la paz como en la guerra, tenemos que tomar decididamente la iniciativa, prever los acontecimientos y adelantar los preparativos”.

De hecho los diferentes ejércitos y armas se fueron creando uno tras otro: La Marina de guerra (1955), Armas químicas (1958), Tanques y blindados (1959), Cuerpo de Fuerzas Antiaérea y Aérea (1963). Estos ejércitos y armas se reforzaron paulatinamente con armamentos y medios de guerra bastante modernos. La guerra del pueblo de Vietnam en la etapa antiyanqui fue una lucha en la que se combinaron las armas rudimentarias y caseras con las modernas. Para dar golpes potentes y golpes de gracia se organizaron fuerzas super-élites (1967): las Tropas especiales terrestres, las Tropas especiales acuáticas y las Tropas especiales de comando. Estas tropas no son muy numerosas pero dominan técnicas de combate muy particulares y tiene una capacidad y eficacia combativas muy elevadas.

Ho Chi Minh pone especial atención a fomentar los factores que decidirán la victoria de la guerra de resistencia antiyanqui por la salvación nacional. Uno de ellos es determinar las dos misiones estratégicas de este período y cómo lograr cumplirlas simultáneamente: la misión estratégica de hacer la revolución socialista en el Norte y la estrategia de hacer la revolución nacional, democrática y popular en el Sur, contando siempre con la gran retaguardia del Norte, que servirá como base de apoyo y factor decisivo. El Norte jugó un rol permanente y decisivo de todos los logros de la guerra contra la agresión norteamericana.

Otro de esos factores es lograr la gran unidad de todo el pueblo, como un sólido bloque sobre el cual se forjará la férrea voluntad de la disposición combativa y el dominio del combate. La conferencia política especial (1964) y los llamamientos de Ho Chi Minh constituyeron un gran estímulo que impregnaron fervor e ímpetu a toda la nación durante los largos años de la guerra antiyanqui.

Otro de esos factores decisivos era lograr el “despliegue de la voluntad popular” simultáneamente con el despliegue de la guerra popular en el terreno. Ejemplos de ese despliegue fueron la creación de la ruta terrestre de abastecimiento estratégico a lo largo de la cordillera Truong Son y la otra ruta marítima, que han sido consideradas hazañas extraordinarias de nuestra nación en el siglo XX.

Había también que enarbolar la bandera de la justicia, ganar la simpatía y el respaldo de otros gobiernos y pueblos, combinar la fuerza nacional con las fuerzas de la época y crear una potencialidad global que nos permitierta vencer a los enemigos agresores en los terrenos político, militar y diplomático.

Durante la resistencia antiyanqui por la salvación nacional el pensamiento militar de Ho Chi Minh se desarrolló y alcanzó una nueva altura. Fue el pensamiento de la guerra del pueblo en la nueva era, donde era necesario combinar las fuerzas de la nación con las de la época para alcanzar la meta de la independencia nacional ligada al socialismo. Podemos decir que a través de esos más de 20 años de guerra contra los agresores norteamericanos, el pensamiento militar de Ho Chi Minh llegó a la cúspide.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *