PROCESO DE FORMACIÓN Y DESARROLLO DEL PENSAMIENTO MILITAR DE HO CHI MINH – page 2

Las actividades más importantes de la Asociación de Jóvenes Revolucionarios de Vietnam en Guangzhou se concentran en los cursos políticos, el entrenamiento y la preparación de los cuadros fundamentales de la Asociación, armándoles con los conocimientos básicos del marxismo- leninismo y la manera de organizar a las masas. Nguyen Ai Quoc fue dirigente y exponente principal a la vez. Algunos asesores soviéticos al lado del gobierno chino del Kuomintang, dirigido por el doctor Sun Yat-sen[1], fueron invitados por Nguyen Ai Quoc a impartir clases en varios cursos. Desde principios de 1926 hasta abril de 1927, Nguyen Ai Quoc organizó personalmente tres cursos de entrenamiento para unas 75 personas. Si sumamos todos los cursos organizados por la Asociación de Jóvenes Revolucionarios de Vietnam, la cantidad de compañeros que fueron entrenados fue de aproximadamente 200. La mayoría de ellos regresaron a desarrollar actividades dentro de los sectores obrero, campesino e intelectual y a fomentar las bases revolucionarias del país. Desde este mismo período Nguyen Ai Quoc ya se preocupaba por la formación de los cuadros militares para realizar la revolución vietnamita. Mandó a Le Hong Phong[2] a estudiar a la Academia de la

Fuerza Aérea de la Unión Soviética y a otros 17 compañeros a la Escuela Militar de Hoang Fo. Los materiales destinados a los cursos de entrenamiento y formación de cuadros en Guangzhou fueron recopilados y publicados en su famoso libro “Camino revolucionario”.

“Camino revolucionario” es el resumen de las experiencias revolucionarias del mundo durante 150 años y es además una respuesta a los problemas fundamentales que enfrentaban las fuerzas patrióticas y la revolución vietnamita: para obtener la victoria en la empresa de liberación nacional qué camino revolucionario debía seguir el pueblo vietnamita y cómo hacerlo.

Desde el punto de vista estratégico, “Camino revolucionario” pone en claro los problemas claves de la estrategia revolucionaria de Vietnam. Se trata de precisar quienes son los promotores de esa revolución, entre los cuales “los obreros y campesinos son la raíz y los estudiantes, pequeños comerciantes y pequeños terratenientes… son los amigos revolucionarios de esos obreros y campesinos”. Define la dirección de un partido político que sigue las ideas del marxismo-leninismo, factor decisivo para el triunfo de esa revolución. Expone la importancia estratégica de la solidaridad internacional en la lucha contra el enemigo común.

En resumen, de 1919 a 1930, el pensamiento de Ho Chi Minh sobre el camino revolucionario a seguir para lograr la liberación nacional se han ido centrando en los siguientes problemas fundamentales:

Primero, en la nueva era, después de iniciada por la Revolución de Octubre Rusa, la revolución de liberación nacional en los países coloniales y dependientes debe tomar el camino de la revolución proletaria. La clase obrera de las colonias tiene la misión histórica de aliarse a la clase campesina y agrupar a las diferentes capas populares de tendencias patrióticas en la lucha por la liberación nacional y la emancipación clasista.

Segundo, la dominación por la fuerza del régimen colonialista conduce inevitablemente a las explosiones revolucionarias de los pueblos coloniales. Con el surgimiento de la clase obrera en los países coloniales, las luchas revolucionarias se manifiestan de muchas nuevas formas, a través de las huelgas, las manifestaciones, los paros políticos y la violencia armada. Son las sublevaciones armadas el nivel más elevado del desarrollo de ese proceso de lucha revolucionaria.

Tercero, para lograr la victoria, la revolución vietnamita “tiene que contar, ante todo, con un partido revolucionario”. “Sólo contando con un partido revolucionario fuerte la revolución podrá triunfar”. Hay que “contar con la clase obrero-campesina como raíz”1 y agrupar a las amplias masas populares en las diversas organizaciones para educarlas y entrenarlas, de manera que se les conduzcan a la lucha desde el más bajo nivel hasta el superior.

Cuarto, los pueblos coloniales sólo pueden liberarse por sus propias fuerzas, pero deben lograr a la vez la alianza estrecha y el respaldo de parte de las fuerzas revolucionarias mundiales.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *