REALIZAR LA INSURRECCIÓN DE TODO EL PUEBLO, DE LA NACIÓN BAJO LA DIRECCIÓN DEL PARTIDO- page 2

El hallazgo y a la vez la contribución que hiciera Nguyen Ai Quoc en este tema, radica no sólo en haber revelado el papel y la importancia de las fuerzas nacionalistas, sino además en haber logrado colocar el problema nacional en el lugar adecuado, con una concepción proletaria. A partir de ello pudo precisar acertadamente que la fuerza motriz de la revolución era la clase obrera, junto al campesinado y otras clases trabajadoras, siempre bajo la dirección de la clase obrera. El “factor nacional” comprendía también a los sectores burgueses y terratenientes que contaban con cierta conciencia nacionalista y no eran abiertamente opositores, ni reaccionarios. No obstante, este importante hallazgo de Nguyen Ai Quoc no fue aceptado fácilmente. Siguiendo las orientaciones de la Internacional Comunista, el Comité Central del Partido en el Pleno celebrado en octubre de 1930, cuando aprueba la Tesis Política, hace énfasis en el carácter clasista de la revolución, proclamando que “cuando llegue el momento en que las condiciones sean objetivamente favorables, tendrá necesariamente que producirse una alianza obrero – campesina bajo la dirección del Partido para ir a la sublevación armada y tomar el poder.” Más adelante el Partido Comunista de Vietnam reorientó esta política.
En julio de 1936 se convoca al Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Indochina, que presidía el camarada Le Hong Phong. Las resoluciones de este Pleno se exponen en el documento denominado: “Alrededor de las nuevas estrategias y tácticas”, publicado el 30 de octubre de 1936. En el documento se planteaba el propósito de crear el Frente Popular Antiimperialista de Indochina. En este Frente “se unirían las clases de toda la nación oprimida para luchar por los derechos consuetudinarios de todo el pueblo, para enfrentar al régimen colonial inhumano y preparar las condiciones para el desarrollo del movimiento de liberación… A su vez, el Frente Popular podía llevar a cabo la lucha armada para la liberación nacional”.
Es obvio que al plantear esas ideas, este Pleno del Comité Central (julio de 1936) constituía un acontecimiento que marcaba cambios en las concepciones del Partido respecto a su valoración de las clases y los sectores populares con vistas a “prepararse” para la lucha de liberación nacional. Se producía un retorno a las ideas del primer Programa Político del Partido (febrero de 1930). No obstante, este Pleno del Comité Central (julio de 1936) no abordó el problema de la insurrección armada de todo el pueblo de manera concreta y no fue hasta el VIII Pleno (1941) que el Comité Central discutiría los más importantes asuntos del país a la luz del pensamiento de Nguyen Ai Quoc, que se centraba en:
1. Situar la tarea de la liberación nacional por enci de todo.

2. Proceder a preparar las condiciones para asegurar el éxito de la insurrección armada y la toma del poder en todo el país.
Una vez considerada la situación nacional e internacional, el Pleno analizó: “En este momento los intereses sectoriales y clasistas han de supeditarse a los de la supervivencia del estado y la nación… Si no resolvemos la cuestión de cómo lograr la liberación nacional y recuperar la independencia y la libertad para la toda la nación, no sólo el estado y la nación seguirán sufriendo la misma suerte que los oprimidos, sino que además, ni en miles de años se podrán recuperar los intereses sectoriales y clasistas. Esta fue precisamente la clave y la luz que alumbraría el camino de las insurrecciones armadas en la etapa de la Revolución de Agosto, caracterizada por la amplia participación popular; fue también el factor decisivo que garantizaría que la Revolución de Agosto fuera una verdadera insurrección de toda la nación.
El pensamiento sobre la insurrección de todo el pueblo o insurrección nacional bajo la conducción de un partido comunista comprende dos aspectos: primero, lo es indispensable de promover la fuerza de toda la nación para que tome parte en la insurrección; segundo, que esa insurrección necesariamente tiene que ser organizada y dirigida por el partido comunista. Combinar estos dos elementos asegura que la insurrección de todo el pueblo, acorde al pensamiento de Ho Chi Minh se distinga cualitativamente de las insurrecciones nacionales anteriores, que son parte de la propia historia de Vietnam, de la insurrección clasista rusa (1917), así como también de la lucha armada por la toma del poder en el caso de la Revolución China. Llevar a la práctica revolucionaria en Vietnam las concepciones de Ho Chi Minh sobre la i insurrección armada de todo el pueblo y la insurrección nacional, bajo la dirección del Partido, generó una gran fuerza. Esa fuerza fue uno de los factores decisivos que garantizaron el triunfo de la Revolución de Agosto de 1945.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *