Un reformismo de elite; una revolution popular -4

Estas logias, de fuerte contenido anticlerical, contraponfan al lema religioso de Fe, Esperanza y Caridad, el triptico revolucionario frances, que tendra profunda presencia en la Revolution del 68, de Libertad, Igualdad, Fratemidad. El siste- ma establecia el predominio de la Razon sobre la Fe, la condition moral de la action humana, estructuraba el Estado sobre la base republicana y democratica, establecia la division de poderes, desarrollaba una amplia critica a la Iglesia que tenia por base el proyecto laico de la education, el Estado y la sociedad, y se inculcaban las libertades individuates y colectivas. El centro de todas estas litur- gias era el patriotismo popular: A la patria, pues, debemos obligaciones muy sagradas y supongo que conoceis bien los deberes que con ella hemos contrafdo. Este patriotismo tiene espe- ciales connotaciones en el juramento de iniciacion: Podra muy bien suceder que os encontreis en la ocasion de tener que pelear con las armas en la mano para defender la virtud, la inocencia, o la Patria, entonces sera preciso no retroceder ni temblar. En otros juramentos se afumaba: Guerra etema a la intolerancia, el Oscurantismo, la Tirama, a la explotacion y ultraje del hombre por el hombre; Juro y prometo defender el bien publico, tomar los oprimidos por hermanos y a los opresores por enemigos.
Los textos del GOCA fueron lefdos y estudiados en toda la Isla secretamente, por los participantes en las logias. En su lectura encontraron las bases eticas y politicas, la coherencia ideologica, que dio un fondo comun a los “hombres del 68”. Carlos Manuel de Cespedes, Ignacio Agramonte, Salvador Cisneros Betancourt, Antonio Maceo y Maximo Gomez, entre otros, las conservaron a lo largo de sus vidas.
Para 1867 la situation revolucionaria habfa llegado a tal punto que en ese ano se publicaban en Cuba mas de 50 periodicos en los que segun el gobiemo colonial predicaban descaradamente doctrinas incendiarias.
El 14 de diciembre de 1862, regreso Serrano a Espana. Lo sucedia en el mando otro general de Union Liberal Domingo Dulce y Garay. El nuevo gobemador continuo la poittica de atraccion iniciada por su antecesor. Tambien contrajo matri- monio con otra acaudalada propietaria cubana, Elena Martin de Monterrey de Sotolongo, condesa de Santovenia, cuya fortuna se calculaba en 16 millones de pesetas y era la principal accionista de la firma Gran Azucarera, propietaria de 12 ingenios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *